Andrología

Andrología

¿En qué consiste?

La incapacidad de una pareja para conseguir una gestación a término es debida en un 55% de los casos a un factor masculino. Nosotros estamos especializados en el estudio del varón infértil. La infertilidad es la incapacidad de una pareja para conseguir una gestación a término, después de un año de no utilizar métodos anticonceptivos y de mantener relaciones sexuales vaginales con regularidad. Se calcula que afecta aproximadamente a un 16% de las parejas en edad reproductiva de nuestro país.

Causas

Las causas pueden ser masculinas, femeninas o mixtas. En un 35% de los casos la causa es masculina y en un 20% más se combina con un factor femenino. Por lo tanto, en un 55% de los casos de infertilidad conyugal existe un factor masculino.

¿Cuándo consultar al Médico?

Hay que consultar cuando después de un año de tener relaciones sexuales con regularidad, no se ha conseguido una gestación. No hace falta esperar un año para consultar, en aquellos casos en que se sospeche que pueda haber algún problema de fertilidad, como por ejemplo, hombres que fueron intervenidos en la infancia de un mal descenso testicular, que les han extirpado un testículo por un tumor o que han recibido quimioterapia, etc.

Es muy importante remarcar que, ante un problema de infertilidad deben consultar ambos miembros de la pareja, la mujer al ginecólogo y el hombre al andrólogo, ya que a través de una evaluación andrológica especializada se pueden identificar muchas de las causas masculinas, lo que permite, en ciertas ocasiones, corregirlas y conseguir que la pareja tenga una gestación espontánea sin la necesidad de recurrir a técnicas de reproducción asistida.

¿Qué podemos hacer?

Nosotros estamos especializados en el estudio del varón infértil. En función de los datos obtenidos de la evaluación andrológica diagnóstica, plantearemos las distintas opciones terapéuticas. Estas pueden ir desde simples tratamientos médicos que pueden mejorar la espermatogénesis hasta tratamientos quirúrgicos como operar las varices de testículo (varicocele) con microcirugía o la recuperación de espermatozoides del testículo. Otras cirugías posibles se darían en el caso, por ejemplo, de un paciente que se hubiera operado de vasectomía anteriormente y que, por el motivo que sea, desea recuperar la fertilidad. En estos casos ofrecemos nuestra vasta experiencia en vasovasostomías microquirúrgicas con anestesia local y ambulatoria.

Si no se pueden aplicar estos tratamientos o hay un factor femenino grave, entonces derivaremos a la pareja a técnicas de reproducción asistida.

¿En qué consiste?

La disfunción eréctil (DE) o impotencia es la incapacidad para conseguir o mantener una erección lo suficientemente rígida que permita una relación sexual satisfactoria. Es una patología mucho más frecuente de lo que se cree, pudiendo llegar a afectar aproximadamente a un 50% de los hombres de edades comprendidas entre los 50 y los 80 años.

Causas

Las causas pueden ser físicas, psicológicas o farmacológicas

Las causas físicas más frecuentes son: la diabetes mellitus, la hipertensión, el exceso de colesterol, el tabaquismo, enfermedades neurológicas, enfermedades hormonales y lesiones medulares, entre otras. También puede ser secundaria a determinadas cirugías o tratamientos para el cáncer de próstata y otras neoplasias colorectales. Las causas psicológicas pueden ser trastornos depresivos, trastornos ansiosos, trastornos obsesivos compulsivos, fobias, etc. Las causas farmacológicas pueden darse por la ingesta de algunos fármacos antidepresivos, ansiolíticos, antihipertensivos, diuréticos o tratamientos para la próstata, entre otros.

¿Cuándo consultar al médico?

Es importante consultar cuando el problema aparece reiteradamente. Cuanto antes podamos revertir la situación y corregir los factores de riesgo, mejor. Además, hay que tener presente que la disfunción eréctil puede ser un síntoma de otras patologías subyacentes no diagnosticadas, como la diabetes mellitus, la hipertensión, alguna patología cardíaca, etc.

¿Qué podemos hacer?

El tratamiento dependerá de las circunstancias y preferencias de cada paciente y de su pareja (si la hay).

Dentro de los tratamientos para la disfunción eréctil, disponemos de las últimas novedades en tratamientos orales, inyecciones intracavernosas, mecanismos de vacío y las prótesis de pene hidráulicas más modernas. También es verdad que, en ocasiones, corrigiendo factores de riesgo y con un refuerzo psicológico, la disfunción eréctil se cura sin necesidad de más tratamientos. El pronóstico de la DE depende de la causa, de la edad del paciente y de las patologías asociadas, pero en general podemos afirmar que más de un 92% de los pacientes responden a uno u otro tratamiento.

¿EN QUÉ CONSISTE?

La eyaculación prematura o precoz es un trastorno de la eyaculación que se caracteriza porque el hombre eyacula de forma involuntaria antes o inmediatamente después de penetrar (en menos de 1 minuto), creándole este hecho una gran ansiedad. En la mayoría de las ocasiones, al ser el coito tan breve, la pareja no llega al orgasmo.

CAUSAS

Por lo general, podemos afirmar que la mayoría de las causas de la eyaculación prematura son psicológicas. Algunas de ellas son el estrés y/o la ansiedad. En la actualidad también se está barajando la posibilidad de que también existan causas hereditarias.

La eyaculación prematura se clasifica en dos grandes grupos:

La eyaculación prematura primaria. A este grupo corresponden los hombres que presentan este problema desde la primera relación sexual y que, por lo tanto, nunca han tenido control sobre su eyaculación. La eyaculación prematura secundaria o adquirida. A este grupo corresponden los hombres que presentan este trastorno de forma repentina y que refieren que anteriormente no habían presentado ningún problema. Por lo general, el hombre suele consultar cuando este trastorno le crea ansiedad y/o insatisfacción a la pareja. En cualquier caso, cuanto antes consulte, más posibilidades habrán de corregirlo.

¿QUÉ PODEMOS HACER?

Entendiendo que en la mayoría de los casos la causa es psicológica, la terapia debe ir también en este sentido. Sin embargo, en la actualidad existen fármacos muy efectivos que ayudan a retrasar la eyaculación y, por consiguiente, a controlar el reflejo eyaculatorio (la orden que manda el cerebro a los órganos genitales encargados de la eyaculación).

Nosotros abogamos por la terapia combinada: conductual y farmacológica, que es la que ha producido mejores resultados. En el abordaje de la eyaculación prematura es fundamental que la pareja, si la hay, se involucre para obtener mejores resultados. Podemos afirmar que más de un 80% de nuestros pacientes llegan a controlar su reflejo eyaculatorio.

¿EN QUÉ CONSISTE?

La Enfermedad de la Peyronie (Francois Gigot de la Peyronie, médico francés del s. XVIII) es un proceso benigno que se caracteriza por la aparición de una fibrosis en la túnica albugínea que envuelve los cuerpos cavernosos del pene (son dos cilindros que hay dentro del pene y que se encargan de la erección). Esta fibrosis puede dar lugar a un acortamiento, deformación o incurvación del pene, lo que a su vez puede dificultar o imposibilitar la penetración o producir dolor a la pareja al intentar la penetración. En un 40% de los casos se asocia a la disfunción eréctil.

CAUSAS

Las causas de la enfermedad de la Peyronie son desconocidas y no se sabe porque se produce esta fibrosis. Lo que sí sabemos es que su prevalencia es mayor de un 14%, que la mayoría de los casos se dan a partir de los cuarenta años y que, en ocasiones, está relacionada con traumatismos en el pene que han originado la fibrosis o con la enfermedad de Dupuytren o contractura de la aponeurosis palmar de la mano.

Mutuas